¿Qué hacer si falta una pieza dental? 4 posibles soluciones

Por desgracia, antiguamente los dentistas a menudo recurrían a la extracción de dientes. Hoy en día se practica cada vez menos, al contrario, todos los esfuerzos de odontología son para conservar dentadura natural. Pero ¿qué hacer si no se pudo salvar una pieza dental y se tuvo que extraer? Y no se trata solo de la estética o de la incomodidad para masticar, sino también de algunas consecuencias de falta de dientes peligrosas, como por ejemplo el riesgo del desplazamiento dentario con el tiempo.

Veamos las 4 principales soluciones del problema.

1. Implantes dentales.
Este método de recuperar los dientes perdidos es apto para los casos de falta de una o varias piezas dentales. En el hueco que queda después de extraer el diente, se instala un implante, sobre el cual se coloca una funda. El implante, que hace de raíz dental artificial, permite evitar deformaciones de mandíbula y desgaste del tejido óseo. Los implantes crean un efecto estético maravilloso, con mucha naturalidad, y permiten recuperar las funciones masticatorias por completo. El tratamiento ofrece una oportunidad estupenda de conservar los dientes adyacentes en buen estado, incluso evitando la necesidad de tallarlos. Existen implantes de metal y de cerámica, y, según su forma, cilíndricos y con forma de tornillo. El procedimiento es de 2 horas aproximadamente, y se necesita de 3 a 6 meses para que se realice la osteointegración del implante.

2. Puentes dentales.
Este método de recreación de dentadura se utiliza cuando faltan 2-3 piezas y los dientes extremos presentes sirven de pilares para el puente. Se puede colocar un puente dental en mucho menos tiempo, si comparamos con lo que tarda en integrarse un implante, además, el coste de un puente es más barato.
Los puentes dentales ayudan a recuperar la sobremordida, la función masticatoria y la estética de su sonrisa. Los puentes dentales pueden ser fabricados de circonio, de metal y de metal porcelana. También pueden ser removibles o no removibles.

3. Prótesis removible.
Este método de reemplazar los dientes perdidos es apto para casos cuando faltan varias piezas o incluso toda la dentadura. Se suele colocar una prótesis removible cuando existen contraindicaciones para la no removible, o más bien, si el paciente no quiere implantes ni puentes ni fundas. Se puede extraer una prótesis removible sin ayuda de especialistas, normalmente se hace para higiene bucodental y limpieza de la misma prótesis, el resto del tiempo no es necesario quitarla. Existen prótesis removible parcial y esquelética, y pueden fijarse con retenedores o con ganchos.

4. Se puede dejar como está.
Sin embargo, en este caso son inevitables los efectos segundarios desagradables e incluso peligrosos. La masticación incorrecta provoca problemas con el aparato digestivo. La falta de piezas dentales al final llevará a deformaciones de sobremordida, a desplazamiento de dentadura, a desgaste del tejido óseo. Mientras más tarda en reemplazar un diente perdido, más complicado será hacerlo.

Para evitar problemas, le recomendamos no retrasar mucho tiempo la recuperación de dientes perdidos y acudir al médico. Los especialistas odontólogos efectuarán una revisión y le recomendarán las mejores opciones para su caso en concreto.